Regreso De La Digi Comp

Los años ’60 son comúnmente recordados por la cultura “flower power” y la llegada del hombre a la luna, entre otras cosas, pero a menos que seas un nerd (y uno muy hardcore), no es muy probable que los asocies con la Digi Comp, una calculadora de juguete que resolvía operaciones matemáticas básicas usando bolitas o canicas.

Una versión genial y gigante de la Digi Comp II fue presentada este año en la Maker Faire, un festival organizado por la revista Make que funciona como punto de encuentros para todo tipo de entusiastas del “Hazlo Tú Mismo”, y que como tal fue el escenario perfecto para exhibir esta enorme y “completamente funcional computadora mecánica binaria”. Los responsables viven en California, se llaman Windell Oskay y Lenore Edman, y materializan sus creaciones bajo el nombre de Evil Mad Scientist Laboratories. Todo el trabajo que realizan -incluyendo la computadora que nos concierne ahora- tiene un marcado cariz científico sin dejar de ser muy entretenido.

La Digi Comp II original era un juguete relativamente pequeño (en el video puede verse la caja en la que se vendía), consistente de una plataforma doble hecha de conglomerado, un plano inclinado y una serie de biestables e interruptores de plástico. Desde la plataforma se liberaba una serie de bolitas de media pulgada de diámetro que rodaban por la mini rampa y movían los interruptores para realizar cálculos aritméticos simples como sumar o restar. Lo que Windell y Lenore hicieron, en pocas palabras, es construir un modelo a gran escala de este juguete.

Su reproducción tiene un tamaño de aproximadamente 1,20 x 2,5 metros y funciona igual que la pequeña, excepto que en vez de bolita usa bolas 8 en vez de bolitas. En el video puede vérsela en gloriosa acción, con soundtrack de ruido-de-bolas-de-billar-repicando-sobre-la-madera. Recrear en gran tamaño un ítem ya existente quizás no sea muy impresionante en teoría, pero la inspección detenida de lo que Windell y Lenore han hecho  revela una construcción increíblemente bien pensada y prolija, y no puedo imaginar cuánto tiempo y esfuerzo tomó.

Si te interesa ver otro juguete clásico reversionado, visita Etch A Sketch + Internet = Connect A Sketch.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *